Hasta 12 Cuotas sin Interés
Ver financiación

Cómo limpiar las zapatillas en 6 sencillos pasos

Cuidado del producto

Limpiá tus zapatillas regularmente para que huelan bien y se vean increíbles. Te enseñamos a hacerlo sin dañarlas.

Suministros
• Recipiente o balde
• Bicarbonato de sodio
• Borrador de limpieza doméstica (opcional)
• Acondicionador para pieles (opcional)
• Vinagre blanco (opcional)

Herramientas
• Cepillo para zapatillas
• Cepillo de dientes
• Paño suave y limpio

No podés mantener tus zapatillas impecables si no las limpias con regularidad. Como es normal, de la caja pasan inmediatamente a la calle, donde se ensucian, se embarran, les salen marcas y se llenan de manchas.

Para sacarles el máximo partido durante el mayor tiempo posible, es importante cuidarlas y mantenerlas adecuadamente, lo que incluye una limpieza periódica. Antes de poner manos a la obra, colocá las zapatillas en una horma o llenala con hojas de diario arrugadas o papel para que no se deformen al limpiarlas. Ahora ya podés empezar.

Seguí estos sencillos pasos para que tus zapatillas (ya sean de básquet, de running o para el día a día) estén limpias e inmaculadas.

Cómo limpiar las zapatillas paso a paso
1.Usá un cepillo seco

Elimina los restos de suciedad de la suela exterior, la mediasuela y las partes superiores con un cepillo para zapatillas seco y de cerdas suaves. ¿No tenés un cepillo de esas características? No pasa nada, también podés usar un cepillo de dientes limpio que no uses.

2.Prepará una solución de limpieza suave

Mezcla agua tibia con una pequeña cantidad de detergente suave.
Para limpiar las zapatillas blancas y de colores claros, también podés crear una pasta limpiadora eficaz mezclando bicarbonato de sodio y agua en partes iguales.
Nota: A la hora de usar detergente, es importante ir con cuidado y diluir el jabón en grandes cantidades de agua. Con algunos materiales, usar una mezcla con una alta concentración de jabón puede hacer que se diluyan los colores o que se descompongan los aceites naturales de los materiales.

3.Lavá los cordones a mano

Sacale los cordones a las zapatillas y aplicales una pequeña cantidad de la solución de limpieza. Frotalos con las manos, enjuagalos y secalos con un paño suave.

4.Lavá las suelas

Aplicá la solución de limpieza a un cepillo de cerdas suaves, a un cepillo de dientes o a un paño. Limpiá minuciosamente la suela exterior y la mediasuela, dedicando el tiempo que necesites. Secalas con un paño suave.
Nota: Si necesitás lavar las plantillas, sacalas primero, limpialas con la solución y espera a que se sequen antes de volver a meterlas en las zapatillas.

5.Lavá y secá las partes superiores

Utiliza la solución y un cepillo de cerdas suaves, un cepillo de dientes o un paño suave y húmedo para limpiar las partes superiores. Frotalas con suavidad para no dañar los materiales.
Cuando las veas limpias, usá una toalla seca de microfibra o un paño suave para eliminar toda la suciedad y restos de jabón que puedas. Repetí este paso si es necesario. Procurá no secar frotando, ya que esta práctica puede desgastar el tejido de la zapatilla o esparcir pequeños restos de suciedad.

6.Secalas al aire

Dejá que las zapatillas se sequen al aire y a temperatura ambiente. Esperá a que se sequen por completo antes de usarlas para otro entrenamiento o actividad. En general, pueden tardar un mínimo de 8 horas en secarse del todo.

Consideraciones especiales según el material

Estos son los pasos básicos para mantener las zapatillas limpias, pero algunos tejidos y materiales necesitan un poco más de cariño. Veamos cómo limpiar diferentes tipos de zapatillas.

1- Cómo limpiar las zapatillas de piel

Las zapatillas de piel pueden mancharse con facilidad, así que es importante limpiarlas con frecuencia. Además de un cepillo seco y una solución suave de detergente, podés utilizar un borrador de limpieza doméstica o un acondicionador para pieles a fin de eliminar las manchas. Evitá frotar las zapatillas demasiado fuerte para no dañar la piel.

2- Cómo limpiar las zapatillas de gamuza

La gamuza se conoce por lo difícil que es de limpiar. Si notás marcas de agua, marcas de roces, suciedad o manchas, probablemente sea hora de limpiar a fondo las zapatillas de gamuza. Con los siguientes consejos y herramientas especiales, va a ser pan comido.

Para limpiar los residuos de la superficie, pasá un cepillo de gamuza o una toalla en la misma dirección que el material, y no a contrapelo.

Usa una goma para gamuza o una de borrar para eliminar las marcas de la superficie de las zapatillas.

Para quitar las manchas difíciles, refregá el tejido con un paño humedecido en vinagre blanco en direcciones alternas.

3- Cómo limpiar las zapatillas de tejido Knit

Las zapatillas Nike Flyknit, disponibles en muchos modelos distintos, ofrecen sujeción, transpirabilidad y flexibilidad. Para limpiar de forma correcta unas zapatillas Nike Flyknit o de materiales como el tejido Knit o la malla, prepará una solución suave de agua con jabón que no contenga productos químicos. Es mejor no utilizar lavandina ni otros productos de limpieza abrasivos, ya que pueden dañar el material.

Aplicá la solución con un cepillo para zapatillas o uno de dientes limpio en la misma dirección que el tejido. Retirá el jabón con un trapo limpio y repetí la operación si es necesario. Dejá que se sequen al aire libre. No uses la secadora, ya que el calor excesivo puede dañar las zapatillas.

Preguntas frecuentes sobre cómo limpiar las zapatillas

¿Puedo meter las zapatillas en el lavarropas?
Nike no recomienda lavar las zapatillas en lavarropas. Lo mejor para asegurarte de que no se dañen accidentalmente es limpiarlas a mano y de la forma adecuada. El lavarropas puede estropear los materiales delicados y el calor de la secadora puede deformar las zapatillas. Además, es posible que también dañes el lavarropas si metes objetos voluminosos, como las zapatillas, en el tambor.

¿Cómo limpio las plantillas para que no huelan las zapatillas?
De vez en cuando, conviene limpiar las plantillas. Para hacerlo, sacalas y limpialas de la misma forma que la parte exterior de las zapatillas. Dejá que se sequen al aire antes de volver a meterlas. Si el olor sigue, analizá comprarte unas nuevas. Vas a encontrar plantillas de recambio en muchas tiendas de deportes y de zapatillas.

¿Y si las zapatillas siguen sucias después de limpiarlas?
Si las zapatillas siguen sucias después de seguir y repetir los pasos de limpieza indicados, es posible que debas comprar unas nuevas. Por ejemplo, las zapatillas de running se deberían cambiar cada 500 u 800 km, dependiendo de la frecuencia de uso.

¿Cada cuánto hay que limpiar las zapatillas?
Depende de la frecuencia con que las lleves y de dónde las uses. Para que tengan un aspecto óptimo, procurá limpiarlas cada dos semanas o cuando se empiecen a poner sucias. Cuanto más las cuides, menos tiempo dedicarás a limpiarlas.